Posted by : Jordi Castaño dissabte, 8 d’octubre de 2011


Bisbe Sivilla, 48
08022 Barcelona
93 211 87 91

Segunda visita a este maravilloso local regentado por el siempre atento Josep Maria Kao y familia. Es un restaurante chino que se aleja abismalmente de cualquier otro chino que (al menos yo) haya visitado con anterioridad. El mimo por la materia prima y la esmerada elaboración de los platos hacen que sea de obligada peregrinación para los aficionados a la cocina oriental.

Elegímos un vino blanco 100% verdejo de Rueda, "El Transistor" de la Compañía de Vinos Telmo Rodríguez, del cual el somelier Lluís Kao, nos explica que la procedencia de su nombre viene dada a que por la noche, los viñedos reciben la visita de los jabalíes, y los viticultores decidieron colocar transistores para alejarlos. Muy buen vino por cierto.


Tras mirar la carta y tener bastante claro lo que queríamos (algún entrante a base de wonton de langostinos y algo de pescado y/o marisco para compartir), llegó Josep María Kao, y tras ver el vino que estabamos disfrutando, nos hizo directamente el menú, que consistió finalmente en:

- Una deliciosa ostra, servida unicamente con una sutil espuma de limón con ralladura de genjibre.

- Flores de calabacin rebozadas, rellenas de langostino, y presentadas en una espuma agridulce (de la que solamente conseguimos adivinar el Ketchup como ingrediente).

- Rollos Nem vietnamitas. Realizados con una pasta de arroz y rellenos de carne y verduras, se enrollan con una hoja de lechuga y menta, y se mojan en una salsa de soja.

- Tirabeques con gambas. Delicioso. Quizás un repaso a los bordes de las vainas no hubiese estado de más.

- Judías verdes de Kenia, salteadas con beicon. Son un tipo de judías que recuerda mucho al esparrago triguero. Habrá que darse un garbeo por el mercado de La Boquería.

- 1/4 de pato pekinés lacado. La estrella de la casa. Lo preparan de una deliciosa forma que no tiene comparación con el de ningún otro restaurante. Lo despieza frente a nosotros el mismo Josep María Kao con gran destreza y nos explica que debemos preparar nosotros mismos con las manos las obleas. La verdad es que el punto de crujiente que tiene este pato es increible.

Finalizamos la velada con un café (no pedimos postre, lo cual es habitual en nosotros...). La cuenta salió por unos 150 €, por los que sin contar el vino (30 €), queda la comida por unos 60 € por comensal. Personalmente encuentro que es una buena RCP, ya que cuesta mucho encontrar locales de este tipo con una calidad tan elevada en la materia prima la elaboración y además contando con una atención tan esmerada y personalizada.

Un sitio para volver, sin duda alguna.

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

Amb la tecnologia de Blogger.

Dites a tenir en compte

"No hi ha amor més sincer que l'amor al menjar" - George Bernard Shaw

"L'amor és tan important com el menjar. Però no alimenta" - Gabriel García Márquez

"No ens reunim al voltant de la taula per menjar, sinó per menjar junts" - Plutarco

"Qui rep als seus amics i no presta cap atenció personal al menjar que ha estat preparat, no mereix tenir amics" - Anthelme Brillat-Savarín

"La vida és allò que passa entre els àpats" - Carlos Rolando

Entrades Populars

Arxiu del Blog

La meva llista de blogs

Total de visualitzacions de pàgina:

Seguir per email

Traduir

Seguidors

- Copyright © La cuina de Mindundi -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -